top of page

¡Ve a por tu Vida!





"Ve definitivamente en dirección de tus sueños. Vive la vida que imaginaste tener" (Henry David Thoreau)

Todos queremos tener una buena vida, una que nos aporte paz, amor, salud, abundancia y bienestar, en términos generales. Y todos sabemos, además, que no es fácil conseguir tener todo eso, así como mantener un equilibrio en todos los aspectos que conforman nuestra existencia: Trabajo, Salud, Pareja, Ocio, Dinero, etc. Vamos a ir por rachas, por épocas, y según el momento en que estemos, algunos aspectos van a ir mejor que otros. Todo es variable, nada permanece siempre igual.


Muchas veces dejamos en manos del destino o del azar el devenir de nuestras vidas. A veces, obviamente, es inevitable que nos acontezcan determinados sucesos y/o situaciones que no podemos prever y que den un vuelco total a nuestra vida, como puede ser un accidente, la muerte de un ser querido, un despido, etc. Sin embargo, en términos generales, nosotros tenemos todo el poder y el control de nuestras vidas y depende de nosotros, en gran medida, que vivamos la vida que queremos o no.


Sencillamente, debemos revisar de vez en cuando, en qué punto nos encontramos, plantaremos qué tipo de vida queremos conseguir, a dónde queremos llegar, y trazar un plan de acción que nos lleve nuestro destino. En definitiva, es básico plantearse metas y objetivos en la vida.


«El camino hacia el éxito siempre está en construcción». (Lily Tomlin)

A continuación, voy a exponer una serie de razones por las que es bueno tener objetivos y metas en la vida:

1. Tener metas y objetivos en la vida es algo muy importante, ya que nos van a ayudar a vivir más conscientemente y con una mejor calidad de vida.

2. Los objetivos son el motor que nos van a impulsar y motivar a caminar en la dirección que nos propongamos.

3. Los objetivos nos ayudan a ordenar y priorizar aquellos aspectos de nuestra vida en los que realmente queremos mejorar y avanzar.

3. Cuando conseguimos nuestros objetivos, las sensaciones que obtenemos son muy satisfactorias ya que aumenta nuestro estado de bienestar, felicidad, realización y motivación.

4. Tener y alcanzar nuestros objetivos es, en definitiva, lo que da verdadero sentido a nuestra vida.


"Lo que obtienes al alcanzar tus metas no es tan importante como en lo que te conviertes." (Henry David Thoreau).

Sin embargo, la realidad es que, en la mayoría de las ocasiones, la lista de propósitos se queda en eso, en una lista. ¿Por qué pasa eso? ¿Por qué nos cuesta tanto cambiar nuestros viejos hábitos por otros nuevos y mejores? Hay una serie de motivos, científicamente probados, del porqué nos cuesta tanto cambiar e incorporar novedades a nuestra vida:


1. El cerebro, pesa el 2% de nuestro cuerpo, pero consume el 20% de nuestra energía (es decir, muchísima).

2. Es por eso que el cerebro trata siempre de ahorrar energía, ya que su principal función es la de garantizar nuestra supervivencia.

3. Por lo tanto, cualquier cambio es energéticamente caro para el cerebro, aunque racionalmente suponga un cambio beneficioso.

4. Para crear un cambio de conducta, deben crearse nuevas redes neuronales o de lo contrario no va a haber un cambio real.

5. Y eso toma su tiempo. No es del todo cierto que 21 días sean suficientes para lograr esa transformación del sistema nervioso central. En realidad, se necesitan 66 días de promedio.

«Un viaje de mil millas comienza con un solo paso». (Lao Tsé)

Ya lo vemos, no es nada fácil. Es por ello que no debemos machacarnos demasiado si no logramos cumplir nuestros objetivos a la primera. Hace falta ser realista, tener motivación y constancia. También, hemos que asegurarnos que los objetivos que nos marquemos cumplan una serie de requisitos:


1. Específicos: Los objetivos han de ser los más precisos posibles y marcar acciones muy concretas. No valen las generalidades o conceptos muy abstractos. Ejemplo: decir "quiero perder cinco kilos" en vez de decir simplemente "quiero adelgazar".

2. Medibles: Cualquier objetivo debe ser medible para comprobar si se ha alcanzado o no. El ejemplo que hemos puesto en el punto anterior es medible puesto que sabremos si hemos alcanzado nuestro objetivo si efectivamente hemos perdido los 5 kilos.

3. Alcanzables: Debemos asegurarnos que sea un objetivo realista. Por ejemplo: proponernos adelgazar 15 kilos (sabiendo que no será posible) no será un objetivo realista. Si puede serlo, en cambio, adelgazar 5 kilos.

4. Relevantes: Es importante que el objetivo sea importante para nosotr@s. Responder a la pregunta "¿para qué quiero conseguir ese objetivo?" ayuda a evaluar si la propuesta es relevante. Ejemplo: quiero adelgazar cinco kilos para verme mejor físicamente y por salud.

5. Temporales: Finalmente, debemos establecer una fecha límite para alcanzar ese objetivo. Ejemplo: quiero adelgazar cinco kilos en tres meses.



Para finalizar, me gustaría dar unos últimos consejos que nos acabarán de motivar a ir hacia nuestros objetivos:

  • Plantearnos: ¿Cómo me sentiré cuando logre mi objetivo?

  • Comprometernos con nosotros y con los demás. Comentar con amigos y seres cercanos los objetivos que queremos alcanzar para establecer un mayor nivel de compromiso.

  • Ser constantes y no procrastinar. Las metas se alcanzan paso a paso.

  • A la hora de tomar cualquier decisión, preguntarnos si eso nos acerca o nos aleja más de nuestras meta.

  • Premiarnos con cada avance que des. Nos lo habrás merecido

«Sólo estás a un pensamiento de cambiar tu propia vida». (W. Dyer)

Por último, y si has resonado con todo lo expuesto hasta ahora, me gustaría remondarte la guía práctica que he elaborado llamada "Ve a por tu Vida", Esta guía te ayudará a poner foco en tu vida ya conseguir lo que te propongas. Puedes adquirirla pinchando en el enlace que verá a continuación. Y por el hecho de haber leído hasta aquí, tendrás un 20% de descuento con el código "GUIA20"


¡Ve a por tu Vida!







95 visualizaciones1 comentario

Entradas recientes:

bottom of page