top of page

Los Secretos Familiares.



"Las historias familiares se repiten a través de los tiempos y esperan encontrar una solución. Ahí radica la fuerza de los vínculos amorosos y generosos entre las generaciones" (A. Olvera, México 2010).

Somos herederos de las historias de la familia a la que pertenecemos. Somos parte de esa gran alma familiar y por ello las experiencias de nuestros ancestros quedan impresas en el inconsciente del clan, legándonos su propia manera de percibir la vida, de sentir, de pensar, de actuar, etc. A lo largo de las historias familiares hay temas que se repiten, de algún modo, de generación en generación. Los secretos familiares no son una excepción.


Todas las familias tienen secretos guardados, hasta las más "normales". Dentro de un clan familiar, los secretos tienen que ver con información que pertenece a uno de los miembros de la familia o a varios y que no pueden salir a luz. Por vergüenza, por protección a los hijos o por diferentes miedos, hay hechos y circunstancias que las familias pretenden que no se sepan. Estos secretos forman una estructura que se deslizará de diferentes maneras sobre las generaciones siguientes. Hacen referencia a temas "tabú" o prohibidos como: infidelidades, incestos, hijos secretos, adopciones, dobles vidas, homosexualidad, enfermedades mentales, prostitución, exilios, cárcel, temas de herencias, patologías, abusos, agresiones, etc.


Los secretos familiares somatizan nuestras vidas; en la ciencia se conoce como epigenética conductual. Frecuentemente se manifiestan en los descendientes por medio de accidentes, fobias, repeticiones, psicosis, autismo, enfermedades congénitas que afectan a los órganos de los sentidos, quistes…


"... y los pecados de los padres se heredarán hasta la tercera o cuarta generación" (Éxodo 20:5, La Biblia)

La información es un tipo de energía, y todos sabemos que la energía no se destruye, sino que se transforma. Los secretos guardados, por el simple hecho de taparlos u obviarlos, no van a desaparecer sino que van a seguir estando en el clan familiar de alguna manera u otra. En realidad, son un manantial insano de traumas y conflictos para los que lleguen detrás, es "agua sucia”. Hay una estrecha relación entre enfermedades, y/o accidentes y los secretos familiares, Así, la enfermedad o accidente no es la solución del problema, sino una invitación a enfrentar un conflicto familiar que se ha mantenido secreto. Por ejemplo, una niña pierde la virginidad por accidente (una escopeta de juguete se le clava en el himen) en la misma fecha que su bisabuela fue violada, hecho que se mantuvo en secreto generación tras generación.


Anne Ancelin Schützenberger, psicóloga, abogada y profesora de universidad ruso-francesa, lo ha estudiado a fondo: “Los duelos no hechos, las lágrimas no derramadas, los secretos de familia, las identificaciones inconscientes y lealtades familiares invisibles” pasean sobre los hijos y los descendientes. “Lo que no se expresa por palabras se expresa por dolores”.


¿Qué cosas, a nivel psicogenealógico, vamos cargando en el cuerpo? Veamos algunos ejemplos que pueden darnos pistas sobre las somatizaciones de los secretos familiares en el cuerpo:


  • En el lado derecho: está la herencia paterna.

  • Lado izquierdo: la herencia materna.

  • El vientre: la madre.

  • Problemas de espalda: cargas a los padres.

  • Padres divorciados o separado: puntas de los pies se separan.

  • Regresión a la infancia: puntas de los pies miran hacia dentro.

  • Huyes del pasado: caminas inclinándote ligeramente hacia delante.

  • Eres un cobarde, miedo a entrar en la vida: te inclinas hacia atrás.

  • No vives tu vida: caminas como un ladrón sin hacer ruido.

  • Caminar con la cabeza por delante: vivir en la cabeza sin reconocer tus deseos.

  • Miedo a la sexualidad: pelvis movida hacia atrás.

  • No te han amado: pecho endurecido e insensible.

  • Dientes picados: es la rabia no expresada.

  • Eczemas: reflejan tu inadaptación social.


“Vale más saber una verdad, aun cuando sea difícil, vergonzosa o trágica, que ocultarla, porque aquello que se calla, es subordinado o adivinado por los otros y ese secreto, se convierte en un traumatismo más grave a largo plazo”. (Claudine Vegh, psiquiatra y psicoanalista francesa)

Sin embargo, al igual que el árbol guarda secretos, también que puede intentar desvelarlos. Para eso, se crea una estructura, un patrón, algo que se repite, y con eso pretende llamar la atención. Por ejemplo una fecha que se repite, un estilo de elección de maridos, unos accidentes con ingredientes similares.


En todo árbol hay un héroe, el que lo sana y se sana, el que eleva su nivel de consciencia y frena de alguna manera que siga “corriendo el agua sucia” hacia generaciones venideras. La sanación del árbol va a consistir en tomar conciencia de esa repetición o patrón, comprenderla y sanarla o trascenderla mediante la eliminación de la repetición o repitiéndola pero en una forma positiva.


La Bioneuroemoción® es una metodología que precisamente se centra en eso, y sugiere que el tipo de experiencia que vivimos es una resonancia o un eco de una información presente en nuestro clan y que, al conocerla, podremos liberarnos de condicionamientos inconscientes e ir un paso más hacia el bienestar emocional.


“Hay magia en el amor, como bien saben los poetas y los enamorados. No pretendo violar ese santuario. Pero nuestros imperativos son tangibles, cognoscibles. Y creo firmemente que cuanto mejor comprendamos nuestra herencia humana, más la dominaremos y más amplio será nuestro libre albedrío.” (Helen Fisher, antropóloga y bióloga estadounidense).

En definitiva, mientras no somos conscientes de la información de nuestros ancestros vivimos condicionados por sus experiencias, por su manera de solucionar las cosas, de establecer relaciones y, en definitiva, por su forma de ver la vida.


Conocer las memorias transgeneracionales desde la comprensión es el primer paso para trascender la información que llevan y poder vivir nuestra propia vida. La realización personal de cada miembro del árbol y vivir en la autenticidad, tiene un gran valor profiláctico para la salud de nuevos frutos que estén por nacer.



119 visualizaciones0 comentarios

Comments


Entradas recientes:

bottom of page