top of page

Eleva y potencia tu Autoestima ¡de verdad!

AUTOESTIMA: Parte 3






Esta semana, lancé a través de las Historias de Instagram una encuesta en la que peguntaba a las mujeres de mi comunidad si tenían algún bloqueo en su vida y de qué tipo se trataba. Los resultados fueron abrumadores. El 95% de las mujeres que respondieron, afirmaban tener algún bloqueo y de éstas, el 80% era referente a la Autoestima; resultado claramente muy por encima de otros temas como la pareja, el trabajo o la salud.


Efectivamente, la Autoestima es ese gran "talón de Aquiles" que a todas, en cierta medida, nos afecta. En este artículo, el tercero de la "saga" dedicada a la autoestima, vamos a ver dónde se origina ésta y porqué nos cuesta tanto querernos. También os expondré diferentes maneras para poder ir desarrollándola, así como la clave para potenciarla de forma definitiva.



1. ¿Dónde se origina la Autoestima?


No nacemos con baja u alta autoestima, sino que ésta va evolucionando a medida que vivimos nuevas experiencias. La Autoestima se va forjando a partir del conjunto de creencias, valoraciones y pensamientos que tenemos sobre nosotros, y que hemos ido creando a partir de nuestras experiencias.


Claramente, los eventos que tienen mayor influencia suelen ser aquellos que marcaron nuestra infancia, Fue en esa época, en la que nos estábamos formando, cuando recibimos multitud de opiniones sobre nosotros, tanto positivas como negativas provenientes de muchas fuentes, como nuestros padres, profesores o amigos.


Además, la forma en la que nos trataron también marcó profundamente nuestro nivel de Autoestima. Por eso, ciertas situaciones que pudieron causar un profundo impacto sobre nuestra autoestima son:


· Si ignoraban nuestra ideas en lugar de escucharlas.

· Si abusaban física o psicológicamente en vez de respetarnos.

· Si recibimos indiferencia, y no afecto.

· Si nos exigieron todavía más, en lugar de reconocer nuestros esfuerzos.

· Si nos culpabilizaron por nuestros fracasos en vez de aceptarlos



Otros elementos clave que incidieron también en nuestro nivel de Autoestima y que quizás son menos evidentes pero no por ello menos importantes, son:


  • El ambiente emocional en casa: Es decir, lo que vivimos, lo que respiramos, la información que nos transmitieron. Factores como si papá y/o mamá estaban física o emocionalmente presentes, cómo se trataban entre ellos, qué problemas tenían (no hace falta que hubiera gritos ni peleas) de qué se quejaban uno y otro, y sobre todo, y lo más importante, qué rol adoptamos nosotras en aquel ambiente: si el de cuidadoras, salvadoras, asumimos o nos hicieron asumir más responsabilizaste de las que nos correspondían, etc,


  • El Proyecto Sentido: es el periodo que comprende desde antes de nuestra concepción (unos 9 meses aproximadamente) hasta nuestro parto y primeros años de vida. Es un periodo clave para conocer aspectos que nos van a marcar en la vida como: en qué circunstanciad fuismos concebida, su fuimos una hija deseada o no, cuál era el estado emocional de nuestra madre durante el embarazo (si se sentía apoyada y protegida por nuestro padre o por el contrario, se sentía sola y abandonada). También, cómo fue nuestro parto, y nuestras primeras horas de vida, así como hasta los 2 - 3 años.


  • La Información transgeneracional: Más allá de nosotras mismas y de nuestros padres, está la información de nuestro clan, de nuestros ancestros. Venimos de ellos. Está demostrado científicamente (a través de la epigenética) que, los estados emocionales derivados de las experiencias vividas por, al menos, dos generaciones anteriores a nosotras, se transiten a la descendencia. Es por ello que conocer la experiencias clave (o traumas) de nuestros abuelos y ancestros también es importante parta saber si, de algún modo, tienen influencia en nuestra propia autoestima.



2. ¿Por qué nos cuesta tanto querernos?


Visto todo lo anterior, realmente hay muchos factores que escapan de nuestro control y que inciden en nuestro nivel de autoestima. La mayoría de las personas desconocen que el estado emocional de nuestra madre durante el embarazo y el parto, así como el de nuestras abuelas, por ejemplo, tienen una gran influencia en nuestro propio estado emocional.


Pero es que además, hay otros factores que poco (o nada) han contribuido a que nos queramos como realmente deberíamos y estos son:


1. No nos han enseñado. No lo hemos visto en casa. Nadie lo ha visto. No tenemos ni idea de cómo hacerlo ni de cómo transmitirlo a nuestros propios hijos. Es un efecto en cadena.


2. Porque nos resistimos a cambiar. Si decidimos querernos, cosa que a lo que no estamos acostumbradas, salimos de nuestra zona de confort, de lo que nos es conocido, y eso da miedo. El cerebro, por naturaleza, se resiste a los cambios,


3. Esperamos que sea el otro quien cambie. Nos cuesta asumir nuestra parte de responsabilidad y otorgamos la "culpa" de que no nos quieran, no nos valoren, no nos tengan en cuenta, etc., a los demás. Pero en realidad, todo cambio debe empezar siempre desde el interior, desde nosotras mismas. Y somos nosotras las que hemos de empezar a querernos y a valorarnos primero si queremos que los demás lo hagan también.


4. Porque nuestra valía la damos a os demás. Unido al punto anterior, solemos poner fuera de nosotros la referencia de nuestra valía (denominado locus de control externo), es decir, valemos «lo que nos dicen los demás que valemos». Sin embargo, es necesario recuperar ese poder, ser capaces de desarrollar la capacidad de valorarnos desde dentro de cada una de nosotras.


5. Nos comparamos con los demás. Nos nos percibimos con claridad, es decir, magnificamos nuestras debilidades y minimizamos nuestras cualidades. Es un distorsión que se genera al compararnos negativamente con otras personas, las cuales percibimos con mayor nitidez al equilibrar sus fortalezas y debilidades. Al comparar nuestra imagen con la que hemos ideado de los demás, la nuestra nos parece terriblemente imperfecta.



3. ¿Qué podemos hacer para aumentar nuestra Autoestima?


Hay muchas cosas que podemos hacer para mejorar y potenciar nuestro nivel de Autoestima. De hecho, hay muchos consejos sobre pequeños hábitos que podemos llevar a cabo para fomentar nuestro amor propio y autocuidado y así, elevar nuestra autoestima.


Algunos ejemplos son:

  • Tratarnos bien, hablarnos bien.

  • Cuidarnos: adoptar hábitos saludables como dormir lo suficiente, comer de forma saludable, realizar ejercicio, etc,

  • Relajar nuestra mente, con prácticas como el yoga o la meditación.

  • Escoger un entorno con personas positivas que nos aporten y nos sumen.

  • Mimarnos: con un masaje, un pequeño capricho, etc.

  • Buscar tiempo para nosotras y hacer aquello que nos gusta: un hobby, pasear, leer, ...

  • Priorizarnos y no ponernos siempre en el último lugar para complacer a los demás.

  • Aprender a poner límites.

  • Reconocer nuestros logros

  • Ilusionarnos con nuevos proyectos, etc.

  • etc.


Todo esa lista de acciones que podemos llevar a cabo están muy bien y, de hecho, hacen que nos sintamos mejor con nosotras mismas. Sin embargo, no dejan de ser actos meramente conductuales. Es decir, que no producen un efecto profundo y duradero en nosotras. Si por las circunstancias que fueran, en algún momento no la podemos llevar a cabo, nuestra frustración volverá y es muy probable que nuestra autoestima vuelva a decaer.


Es por ello que, el verdadero cambio tiene que venir desde algo mucho más profundo; nuevamente tiene que venir de nuestro interior. Y ese verdadero cambio se produce cuando hay un cambio de percepción sobre nosotras mismas.


Ese cambio de percepción pasa por comprender quiénes somos, por qué somos como somos, de donde venimos, etc. Es decir, pasa por adentrarnos en lo más profundo de nuestro ser y analizar los elementos que hemos explicado anteriormente y que son lo que marcan nuestra manera de ser: qué experiencias tuvimos en nuestra infancia, como nos trataron, qué "etiquetas" nos pusieron, cuál era el ambiente emocional en casa, cómo fue el embarazo de nuestra madre, como vivieron nuestros abuelos, etc.


Sólo tomando conciencia de todos estos elementos y comprendiendo de qué modo han marcado nuestra manera de ser, podremos ser capaces de escribir nuestra historia, verla desde otra perspectiva, sanarla y decidir ser quién realmente queremos ser de ahora en adelante. Y una vez lo logremos, eso perdura.



Para ello, el programa "Desbloquéate y Vive" está creado para poder indagarnos a fondo y llegar a ese nivel de comprensión que finalmente nos llevará a querernos como realmente nos merecemos.


Descubre cómo haciendo click en el siguiente botón:






74 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


Entradas recientes:

bottom of page