top of page

¿Cuál es tu nivel de Autoestima?

AUTOESTIMA Parte 1




"Si hiciéramos todas las cosas que somos capaces de hacer, literalmente nos asombraríamos a nosotros mismos" (Thomas A. Edison)

La autoestima es un conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias de comportamientos dirigidos hacia uno mismo, hacia nuestra manera de ser, y hacia los rasgos de nuestro cuerpo y nuestro carácter. En resumen: es la evaluación perceptiva de nosotros mismos. Se diferencia del autoconcepto en que se trata una dimensión emocional, no cognitiva.


La definición de la autoestima es la manera en que nos juzgamos y evaluamos. Dicho de otra forma, la autoestima es cómo nos sentimos con nosotros mismos. Una autoestima buena o positiva es el aprecio y estima que alguien tiene de sí mismo y consiste en tener una actitud positiva hacia su persona. Por lo tanto, la autoestima implica básicamente quererse y respetarse.


La autoestima tiene varias funciones psicológicas:


· Satisfacer tu necesidad de sentirte bien contigo mismo.

· Reducir el impacto de los rechazos que sufres en tu vida.

· Protegerte del miedo y la incerteza.

· Motivarte a luchar por tus metas.



"La autoestima es la reputación que adquirimos de nosotros mismos" (Nathaniel Branden)


Existen distintos tipos de Autoestima. Según el psicoanalista Luis Hornstein, son los siguientes:


1- Autoestima alta y estable: Autoestima fuerte o elevada, las personas con ese tipo de autoestima no se ven influidas por lo que ocurra a su alrededor de forma negativa.

Además, son capaces de defender su punto de vista de forma calmada y se desenvuelven de forma exitosa a lo largo del tiempo sin derrumbarse.


2- Autoestima alta e inestable: Alta autoestima, pero solo se mantiene un tiempo ya que no se tienen las herramientas suficientes para enfrentarse a ambientes estresantes y esto suele desestabilizar, por lo que no se acepta el fracaso ni tampoco posturas opuestas.


3- Autoestima estable y baja: Se caracterizan por infravalorarse en todo momento, es decir, por pensar que no se puede hacer aquello que se propongan. Hay indecisión y temor a equivocarse, por lo que siempre se buscara el apoyo de otra persona. De forma general se valoran de forma negativa.


4- Autoestima inestable y baja: Preferencia para pasar desapercibido en todo momento y pensar que no se puede conseguir nada. Sensibilidad y evitación de conflictos incluso cuando se tiene la razón.


5- Autoestima inflada: Se caracteriza por personalidad fuerte y sentimiento de superioridad hacia las personas alrededor. No se escucha a los demás ni presta atención. Tendencia a culpabilizar a los demás en situaciones estresantes. Dificultad para corregir errores y aceptar críticas. Materialistas y superficiales.



Para medir el nivel de autoestima de una persona, la escala de autoestima de Rosenberg es el instrumento psicológico más utilizado. Esto se debe a que se administra con gran rapidez, al constar sólo de 10 ítems, y a que su fiabilidad y su validez son elevadas.


La escala de autoestima de Rosenberg consta de diez ítems; cada uno de ellos es una afirmación sobre la valía personal y la satisfacción con uno mismo. La mitad de las frases están formuladas de forma positiva, mientras que las otras cinco hacen referencia a opiniones negativas.


Cada ítem se puntúa del 0 al 3 en función del grado en que la persona que contesta se identifica con la afirmación que lo constituye. Así, el 0 se corresponde con estar muy en desacuerdo y el 3 con estar totalmente de acuerdo.


Los ítems que componen la escala de Rosenberg son los siguientes:

1. Siento que soy una persona digna de aprecio, al menos tanto como los demás.

2. Siento que tengo cualidades positivas.

3. En general, me inclino a pensar que soy un/a fracasado/a.

4. Soy capaz de hacer las cosas tan bien como la mayoría de los demás.

5. Siento que no tengo mucho de lo que enorgullecerme.

6. Adopto una actitud positiva hacia mí mismo/a.

7. En conjunto, me siento satisfecho/a conmigo mismo/a.

8. Me gustaría tener más respeto por mí mismo/a.

9. A veces me siento ciertamente inútil.

10. A veces pienso que no sirvo para nada.


Los ítems positivos (1, 2, 4, 6 y 7) se puntúan de 0 a 3, mientras que los ítems 3, 5, 8, 9 y 10 se valoran en sentido inverso. Una puntuación inferior a 15 indica una autoestima baja, situándose la autoestima normal entre los 15 y los 25 puntos. 30 es la mayor puntuación posible.


" No es fácil encontrar la felicidad en nosotros mismos, pero es imposible hallarla en ningún otro lugar" (Agnes Repplier)

Las personas con baja autoestima tienen problemas de autoaceptación. Esto puede significar que son jueces muy severos de sí mismos, que no se respetan a sí mismos o que se tienen demasiada compasión; del modo que sea esto se traduce en una relación particular con los demás, en las que el individuo siempre ocupa un lugar inferior o de sometimiento.


La baja autoestima puede derivar en ansiedad, depresión, estrés, adicciones o problemas de conducta, entre otros. Por eso, es importante evaluarnos y observar cómo se encuentra nuestra autoestima y, con las herramientas adecuadas y compromiso, atenderla para que no decaiga


Los rasgos generales que acusan la falta de autoestima:

  • Dificultades para decir que no.

  • Vivir los errores o los defectos propios como algo catastrófico e insuperable.

  • Perseguir la aprobación de los demás constantemente.

  • Mostrarse intolerante hacia la crítica.

  • Deseo compulsivo de complacer a los demás.

  • Exagerar los triunfos o virtudes de los demás o por el contrario, te corroe la envidia cuando los demás consiguen algo.

  • Vivir con miedo exagerado a equivocarse.

  • Mostrarse tímido, inseguro o rehuir al contacto con los demás.

  • Tolerar o aceptar condiciones indignas o humillantes sin protestar o buscar alternativas.

  • Vivir los propios triunfos o aciertos como algo efímero, incompleto o ajeno.

  • Compensar los sentimientos hacia sí mismo mediante arrogancia, pedantería o prepotencia.

  • Sentirse inferior a los demás

  • Desmotivarse con facilidad y no terminar lo que se empieza.

  • Evitar cualquier situación en la que puedas fracasar.

  • Seguir culpando de tus errores del pasado.

  • No creer que haya nada especial en un@ mism@.

  • No sentirse atractivo.

  • Evitar relacionarse con los demás.

  • No expresar ideas u opiniones.

  • Habitualmente sentir ansiedad y una profunda tristeza.

  • Ser muy perfeccionista y no valorar lo que se consigue.

  • Cuesta mucho tomar decisiones.


"El amor a los demás y el amor a nosotros mismos no son alternativas opuestas. Todo lo contrario, una actitud de amor hacia sí mismos se halla en aquellos que son capaces de amar a los demás" (Erich Fromm)

No siempre tenemos la misma autoestima ya que cambia con la relación al mundo y sociedad en la que vivimos. La autoestima se va modificando a lo largo de nuestra vida conforme vamos creciendo y desarrollándonos.



Si sientes que tienes algún problema o bloqueo con tu Autoestima, y te gustaría poder sanarla y potenciarla, con el programa "Desbloquéate y Vive" lo lograrás. Descubre en qué consiste haciendo click en el siguiente botón:





En el siguiente artículo "La importancia de la Autoestima" hablaré sobre lo que supone tener una buena Autoestima y qué elementos son necesarios para desarrollarla.



110 visualizaciones0 comentarios

Comments


Entradas recientes:

bottom of page