top of page

Cómo liberar de raíz nuestros bloqueos.



Cuando tenemos un bloqueo, un patrón que se nos repite una y otra vez o nos encontramos con la misma situación de dificultad sin parar, normalmente hay dos actitudes:


O bien no hacemos nada: asumimos el rol de víctimas, culpamos a los demás de nuestras desgracias, esperamos a que sean los otros los que cambien o esperamos a que las cosas , deun día y por arte de magia, se solucionen por sí solas.


Esta es una actitud pasiva, con la que no nos hacemos responsables de nuestra vida sino que esperamos a que sean los demás o agentes externos a nosotros los que solventen nuestros problemas.



"Locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes." (Albert Einstein)


La sergunda opción es irnos al otro extremo: hacemos de todo, nos apuntamos a todo tipo de terapias, cursos y métodos, la mayoría con grandes inversiones de tiempo y dinero, que quizás nos puedan ayudar a corto plazo, pero a la larga volvemos a vernos en el mismo punto de partida. ¿Por qué ocurre esto?


Pues bien, la mayoría de las terapias y/o metodologías convencionales no tienen un efecto profundo y duradero porque se centran en corregir aspectos meramente conductuales, sin llegar a la raíz del problema, es decir sin llegar a nuestra programación mental inconsciente.


Es como intentar eliminar las malas hierbas de un jardín. Podemos arrancarlas, pero al cabo de un tiempo volverán a salir. Si queremos eliminarlas definitivamente, deberemos arrancarlas de raíz, sembrar semillas nuevas, poner abonos y fertilizantes adecuados y regar la tierra regularmente. Es decir, también debemos transformar el suelo, para que dejen de crecer las malas hierbas y las nuevas plantas florezcan.


Pues lo mismo pasa con nuestra mente.


Para poder desbloquearnos y solventar nuestros problemas o dificultades hay que actuar a esos niveles más profundos de nuestra mente. Hay que llegar a nuestro inconsciente.


Para ello, hay tres pasos a seguir:


1. En primer lugar, debemos identificar los elementos de nuestra programación metal, es decir:


  • Qué creencias nos inculcaron en la sociedad, la familia, la escuela, la religión en cuanto a: el dinero, el trabajo, la familia, el rol del hombre, el rol de la mujer, etc.


  • Qué experiencias vivimos en nuestra infancia y adolescencia: ¿Hubo algún episodio traumático? Si falleció alguien, si fuimos abandonados, maltratados, tuvimos que huir de casa, etc. O simplemente qué experiencia tuvimos con nuestros padres, hermanos, en la escuela, etc en las que nos sentimos solos e indefensos y nos marcaron de alguna manera.


  • Las etiquetas que nos adjudicaron de pequeñ@s: llorona, pesada, patosa, tonta, vaga… las comparaciones con otros hermanos o personas, las famosas frases lapidarias como “todo lo haces mal”. “eres un desastre, “nadie te va a querer”, “te vas a quedar sola”, “nunca lograrás nada en la vida”, etc,


  • El ambiente emocional vivido en casa; o dicho en otras palabras: “Cómo se llevaban papá y mamá”. Si había buen ambiente en casa, o no, si había comunicación entre ellos o si discutían y por qué motivos discutían, si mamá se quejaba de que papá no estaba casi nunca en casa, o si era por culpa del dinero, … T


  • Qué rol adoptamos ante ese ambiente emocional: el de protectora, salvadora, cuidadora, obediente, callada, consentidora, rebelde, etc. El cual será un patrón emocional que repetiremos en la vida adulta.


Todos estos elementos tuvieron un impacto en cuanto a la imitación de comportamientos, la gestión y regulación emocional, la autoestima y autoconcepto, la resiliencia, la forma de relacionarse con los demás, etc. que nos marcaron para siempre.


Otros elementos muy importantes que influyen en nuestra programación mental inconsciente son:

  • El proyecto sentido: Es el periodo comprendido entre los 9 meses antes de la concepción del hijo hasta los 3 años de vida del mismo. Se refiere a la idea de que durante todo ese tiempo, la persona está expuesto a diversas influencias, tanto ambientales como emocionales, que moldean su percepción del mundo y de sí mismo. Estas influencias pueden incluir las actitudes y emociones de los padres hacia el embarazo, el nacimiento y el desarrollo del niño, así como las circunstancias familiares y sociales en las que crece.

Es especialmente importante la fase del embarazo, puesto que todas las emociones de la madre pasan al feto.

  • La información Transgeneracional: Es aquella información que heredamos de nuestros antepasados e influyen en nuestra vida. Gracias a la Epigenética, cada vez hay más estudios científicos que demuestran cómo los estados emocionales y de las experiencias vividas por nuestros ancestros influyen en la configuración de nuestra manera de ser.


Gracias a los patrones transgeneracionales, se observa que la información no se pierde y se transmite de padres a hijos con el objetivo de que alguien del clan pueda transcender las experiencias traumáticas o dolorosas, al tomar conciencia de ellas y elegir vivirlas de una forma diferente.



2. En segundo lugar, y una vez hemos detectado los elementos primordiales que configuran nuestra programación mental inconsciente, seremos capaces de detectar y comprender nuestro patrón emocional.


Es decir:

  • Qué nos afecta de una determinada situación

  • Por qué nos afecta

  • Cómo nos sentimos

  • Como reaccionamos

  • Qué hacemos / no hacemos

  • Qué decimos/ no decimos

  • Que hubiésemos esperado

  • etc.


"Comprender es aliviar" (Enrique Rojas)

3. Finalmente, y combinando los dos pasos anteriores, una vez hemos comprendido nuestro patón emocional es cuando “tomamos conciencia” del “para qué me pasa” lo que me pasa y ahí se crea “la magia”: nuestra mente hace el “click”.


A partir de ahí:

  • Dejamos de ver el problema como tal.

  • Comprendemos el "para qué" nos pasa lo que nos pasa.

  • Se crearán nuevas conexiones neuronales, la información va a empezar a circular de otro modo en nuestra mente.

  • Nuestro mapa mental se reconfigura y veremos la realidad de otra manera.

  • Mejora nuestra gestión emocional.

  • Podremos tomar nuevas decisiones “más conscientes”.

  • Dejamos de ser víctimas de las circunstancias, sino que “tómanos las riendas de nuestra vida”.

  • Obtenemos mejores resultados en la vida.

  • En definitiva, tendremos una vida más consciente, plena y feliz.


Y a partir de ahí habremos roto el “círculo vicioso” de los patrones que íbamos repitiendo constantemente. Finalmente nos habremos desbloqueado.



"Aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia" (Marcel Proust).


Si quieres que te acompañe a desbloquearte para que vivas de forma más consciente, libre y feliz, así puedo ayudarte.



38 visualizaciones0 comentarios

Comments


Entradas recientes:

bottom of page