top of page

Averías en el coche y conflictos emocionales




El coche representa metafóricamente cómo circulamos o nos movemos por la vida.


El coche se convierte así en una parte de nosotros mismos, hasta el punto que solemos referirnos a lo que le ocurre en primera persona: “he pinchado”, cuando nos referimos a las ruedas, “no consigo arrancar” (batería, motor), “me he quedado seco” (falta de combustible).


De esa forma, al identificar el coche como una extensión de nosotros mismos, lo convertimos en depositario del reflejo de nuestro inconsciente.


“Lo que se estropea en tu coche es algo que te pasa en tu vida y no ves”.

Por todo ello, se dice que las distintas partes del coche reflejan o simbolizan las partes de nuestro cuerpo.


En consecuencia, se nos hace posible y necesaria la desprogramación de los accidentes que sufrimos con nuestro coche, por varias razones:


1. Escuchar el mensaje que la vida nos envía por medio de estas señales.


2. Anticiparnos al “dolor” llamado avería, que nuestro coche ha soportado por nosotros antes de que llegue a nuestro cuerpo físico-emocional transformado en algún malestar o enfermedad.


Igualmente, un accidente de tráfico es, por definición, un impacto vivido de forma inconsciente en esa capa protectora que es nuestro vehículo, es una señal de lo que nos ocurre, un mensaje de la vida hacia nuestra persona, y aunque, al igual que ocurre con las fracturas, en muchas de las ocasiones este sucede en fase de reparación del conflicto y es, por lo tanto, la solución de nuestro inconsciente a nuestro problema.


¿Qué debemos hacer entonces? Tomar conciencia de qué nos está diciendo esta vivencia que ha asumido nuestro vehículo, y realizar los cambios adecuados en nuestra vida para que esta problemática deje de acudir a nosotros, pues de lo contrario la siguiente vez puede seamos nosotr@s mism@s quienes lo suframos.


Ninguna avería o incidente en tu vehículo es circunstancial: es el resultado de tu incoherencia.

En esta lista ordenada alfabéticamente, encontrarás con detalle las diferentes partes del coche y su consiguiente significado simbólico, en base a la función específica que cada una de ellas cumple en el vehículo. Para aquellos componentes que guarden una posición (derecha o izquierda), has de tener en cuenta las características de lateralidad.


  • Aceite: Vitaminas y minerales. Si tu coche presenta pérdida de aceite, sería aconsejable que prestaras atención para determinar cuál es la vitamina o mineral que anda escaso en tu organismo, y el mensaje desde la biología que esta carencia te está indicando.

  • Acelerador (también turbo): Vas demasiado rápido por la vida... Sería un primer aviso para que disminuyas tu auto exigencia.

  • Agua para el limpiaparabrisas: lágrimas (suelen ser personas que tienen dificultades para permitirse llorar o bien que pasan por etapas en las que no tienen permiso para expresar sus lagrimas y su dolor con libertad)

  • Aire acondicionado: Necesidad de contacto, cercanía, relaciones frías.

  • Alarma: Es un señal de alerta. Algún aspecto de tu vida (cuerpo, relación, situación, etc.) requiere tu atención urgentemente.

  • Amortiguadores: Inflexibilidad, sometimiento (= rodillas), y dificultad para tomar decisiones (= cartílagos).

  • Batería: Representa tu energía vital, has de chequear si en este momento te sientes sobrecargada por un exceso de responsabilidades, por ejemplo, o también si estás manteniendo una relación que te absorbe.

  • Cables de acero: Desvalorización en el momento presente (= tendones).

  • Calefacción: Exceso de contacto, contacto no deseado. Falta de calor familiar (madre).

  • Catalizador: No expresar el enojo por alguna guarrada, situación injusta (= colon).

  • Chapa: Conflictos de protección, exceso o falta de contacto, imagen (= piel).

  • Chasis: Desvalorización profunda (= huesos).

  • Circuito:

    • De aceite (también cojinete): Roces, enfrentamientos, dureza en la relación (= cartílagos).

    • De agua (manguitos, etc): Conflictos con la madre, con la liquidez (= dinero), así como las emociones no expresadas.

    • Eléctrico: Estrés, ansiedad, etc. (= sistema nervioso). También alguna relación que está echando chispas. Averías del coche.

  • Claxon: Temor, imposibilidad de expresarte como deseas (= laringe).

  • Cojinete (también circuito de aceite): Roces, enfrentamientos, dureza en la relación (= cartílagos).

  • Cristal delantero sucio: conflicto de voy a ciegas, o no quiero ver.

  • Dirección: Literalmente te sientes paralizado, gran incertidumbre... "¿qué camino he de escoger?".

  • Electricidad estática del coche: no soy capaz de desactivar, de variar mi sistema nervioso (descarga).

  • Embrague: Resistencia a realizar un cambio; “no tengo poder para llevar mi propio ritmo”

  • Faros delanteros: Conflictos de visión, cuando. te niegas a ver algo o a alguien, o sientes que vas a ciegas por la vida (= ojos).

  • Faros traseros: Sentirte observado, controlado. Sería algo así como querer despistar al enemigo.

  • Freno: Deseos de salir, huir, escapar de alguna situación y no lo haces.

  • Gasolina: Veamos, la gasolina, por una parte, es el símil de los hidratos de carbono y las grasas. En este caso guarda relación con sentirte sin fuerzas para seguir avanzando, tirar la toalla... quizá alguna situación que te supera. Y por otra parte, la gasolina es el oro líquido, por lo que has de considerar cualquier tema económico.

  • GPS: Encontrarse totalmente perdido, sin rumbo.

  • Interior del coche: referencias al útero materno.

  • Intermitentes: Si consideramos que su función es informar a los otros de la dirección que deseamos tomar, un intermitente roto me previene de hacerlo. Sería algo así como despistar al predador. ¿Te sientes presionado a hacer algo que no quieres?

  • Limpiaparabrisas: Distorsionar la realidad. Sería algo similar al conflicto biológico que da lugar al astigmatismo.

  • Limpiaparabrisas (agua): Lágrimas no derramadas, reprimir una profunda tristeza.

  • Luna delantera: Sentirte expuesto a alguna persona o situación, o también sueños (= proyectos) rotos.

  • Luna trasera: Depresión, sentir que el pasado se rompe en pedazos.

  • Lunas laterales: En caso de rotura, expresan una energía estancada y hasta ahora reprimida.

  • Marchas: ritmo del corazón; conflictos de ritmo de vida

  • Motor: Conflictos relacionados con el territorio real o simbólico (= corazón). Circular con el motor a altas revoluciones es indicativo de sobrecarga de estrés.

  • Panel de indicadores: No ves, no escuchas... no sientes. Desconexión con tu cuerpo y con tu alma.

  • Paragolpes: Simulan nuestra grasa (= protección). Cuando se ven dañados muestran nuestra incapacidad de evitar o parar los golpes recibidos (insultos, juicios, reprimendas, humillaciones, ofensas, etc).

  • Puertas: Deseas que alguien se entre o se marche de tu vida.

  • Retrovisores: Te resistes a soltar el pasado... Depresión, rencor, resentimiento. Asuntos pendientes del Transgeneracional.

  • Repuestos: Falta de proteínas.

  • Ruedas: familia, linaje; movernos por la vida. La dirección en la vida.

    • Las delanteras guardan relación con brazos y manos (rol paterno). "No tomo, abrazo, recojo lo que necesito, o no logro desprenderme de lo que no quiero".

    • Por su parte, las traseras lo hacen con piernas y pies (rol materno). "No avanzo por el camino deseado, o me siento obligado a ir donde no deseo".

  • Tubo de escape: Sentirte traicionado, tratado injustamente (= colon).

  • Transmisión: Estás siguiendo lo que te dice tu mente y no el impulso de tu corazón.

  • Turbo (también acelerador): Vas demasiado rápido por la vida... Sería un primer aviso para que disminuyas tu auto exigencia.

  • Ventilación: Peligro en el aire, en el exterior.

  • Volante: Conflicto de dirección en mi vida, pérdida de sentido de la vida. Sentirte manipulado, descontrolado, desconcertado en la dirección o sentido de la vida.


Estas indicaciones expresan una simbología general y puede darte una idea orientativa del conflicto emocional por el que estás pasando. De todos modos, si quieres analizar más en profundidad tu caso particular, pontye en contacto conmigo aquí.



P.D. No te pierdas ningún artículo para seguir potenciando tu autoconocimiento y bienestar personal. Suscríbete a mi blog y recibirás contenido exclusivo directamente en tu bandeja de entrada. Para ello, haz click aquí.









122 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


Entradas recientes:

bottom of page